Regulaciones para el transporte de cargas

El transporte de gasolina otorgado a personal inexperto durante el paro cívico nacional en Venezuela provocó serios accidentes, de los que no se ha vuelto a hablar, y ni siquiera se sabe si hay abierta una averiguación para determinar las responsabilidades correspondientes. Mucho antes los europeos vivieron la tragedia del túnel de Los Alpes, y rápidamente hubo reuniones en Ginebra para evitar que ocurrieran de nuevo situaciones similares. 

Los accidentes con vehículos que transportan carga peligrosa suceden con alguna frecuencia – sobre todo en los países subdesarrollados -, acarreando serias consecuencias en la población. Las víctimas por el mal manejo e inadecuado transporte y almacenamiento de materiales peligrosos pone en evidencia la necesidad de ser más exigentes a la hora de otorgar los permisos a las empresas transportistas y las licencias a los conductores.

El transporte de mercancía peligrosa ha sido ampliamente debatido cuando se habla de seguridad vial. Sin embargo el uso de las carreteras con este propósito es indispensable. Basta solo con pensar en lo esencial que resulta, por ejemplo, la gasolina para asegurar la movilización de las personas. 

En el ámbito internacional, tanto legisladores como expertos de la industria automotriz tienen como objetivo común el logro de la máxima seguridad en el transporte por carretera de sustancias peligrosas. Actualmente los planteamientos se concentran en descubrir como las nuevas tecnologías pueden incrementar aun más la seguridad en el transporte por carretera. El más reciente ejemplo en este sentido es el grupo de trabajo ECE-WP15, una organización de la Unión Europea, que propone la incorporación obligatoria en los vehículos comerciales del sistema electrónico de estabilidad y de sistemas de monitoreo constante de la presión de aire en los cauchos y de las condiciones del sistema de frenos, dando así cabida a los aportes tecnológicos que contribuyen con la seguridad.

Las legislaciones sobre el transporte de carga abarcan diferentes aspectos que van desde el tipo de infraestructura vial, el tiempo de vida de las unidades, las dimensiones y pesos de los vehículos y las cargas, y las regulaciones medio-ambientalistas. Ello sin dejar de lado la seguridad pasiva y activa de los ocupantes de las unidades. Se unen así la necesidad de que la industria automotriz optimice la tecnología aplicada a los vehículos destinados al transporte de carga, la responsabilidad de los estados en la construcción de una adecuada red vial y la conciencia de preservar el medio ambiente. 

En busca de la seguridad se intenta poner límites a la capacidad de carga y a las dimensiones de los camiones, un punto en el que no siempre se logran acuerdos sobre todo con la movilidad de unidades entre países, tal como ocurre entre México - con regulaciones que violan los transportistas – y Estados Unidos que intenta limitar el tránsito de los camiones mexicanos si no cumplen con las leyes norteamericanas. 

Las regulaciones podrían poner en desventajas a unos países respecto a otros, tal como ocurre entre Venezuela y Colombia, que afrontan divergencias en este aspecto, no obstante los países desarrollados están promoviendo una competencia limpia, mediante la armonización de las políticas a través de las organizaciones regionales como es la Unión Europea, o como podrían hacerlo la Comunidad Andina ó México, Canadá y estados Unidos en el TLC. La UE ha fijado una altura máxima de 4 metros en los vehículos comerciales, sin embargo algunos de sus miembros han apelado a las excensiones para no poner límites a la altura de los camiones que circulan en su territorio – pero deben cumplir la regulación si van de su país a otro – en tanto que otros han fijado diferentes alturas de acuerdo con el tipo de unidad. 

La imposición de una altura máxima de 4 metros en los vehículos comerciales impone severos límites al número de combinaciones que pueden hacerse, sin embargo los expertos consideran que la racionalización y el mejor uso de los vehículos comerciales no ha sido totalmente explotada, sobre todo con el incremento del tráfico internacional y en el intercambio de servicios. "

 Agosto, 2003

Para enviar este artículo a un amigo:
 
E-Mail del amigo
Su nombre
Su E-mail