Dos nuevos camiones lanzará Mack este año

  • La empresa busca consolidarse aun más en las clases 7 y 8
    50% caerá mercado de vehículos comerciales este año

Por: Dexi Argüelles

          Con 56 años de presencia en Venezuela y 65% de participación en el mercado de los camiones de las clases 7 y 8, Mack promete una gama más amplia en lo que a vehículos comerciales pesados se refiere.

          Luis Ortega y Carlos Villegas, presidente y gerente general de Mack de Venezuela respectivamente, explicaron las estrategias que le permiten a la empresa mantenerse como la marca de mayor aceptación en vehículos comerciales en el mercado nacional.

          Entre las iniciativas que están desarrollando para contrarrestar la caída en las ventas están la prestación de servicios outsourcing a las empresas de transporte y la ampliación en los servicios de posventa.

          A juicio de Ortega y Villegas, de acuerdo a las condiciones económicas que imperan en el país, el mercado este año se reducirá 50%, debido principalmente al elevado índice de las tasas bancarias. Ambos coincidieron en que los transportistas adquieren las unidades a crédito y en que no pueden soportar tasas que superen el 35%, pues el margen de ganancias que se generan en la operación no permite la absorción de un costo financiero tan alto.

          Al analizar el comportamiento del mercado venezolano, Ortega expresó que éste cumple complicados ciclos, que solo pueden comprenderse en su total cabalidad cuando se tiene una buena experiencia. "Actualmente - dice - las ventas son difíciles, pero en cualquier momento se puede desatar una demanda para la cual la empresa debe estar lista". A manera de ejemplo citó el año 1997, que comenzó lento y la producción se limitaba a un camión diario, sin embargo 6 meses después estaban ensamblando 10 unidades al día, y aun así no lograban satisfacer la demanda.

Luis Ortega          En cuanto a los estimados de ventas para el año 2002 expresaron con cautela sus pronósticos. "Hace cuatro meses - dicen - la proyección era de 800 unidades en el año, 60 días atrás el pronóstico había disminuido a 500 camiones y desde hace poco menos de un mes el índice es de 400 unidades". Para dar una idea de las condiciones que afronta el sector, indicaron que en octubre/noviembre del 2001 las ventas estuvieron en el orden de las 120 unidades, y en enero ese total descendió a apenas 34 camiones vendidos.

          "Hay una gran necesidad de comprar unidades nuevas, pero - explican - no se venden porque no hay posibilidades de financiamiento, pues lo recomendable en estos momentos es no endeudarse, y lo normal es que un camión se adquiera con un financiamiento por tres años". El alto costo de las unidades hace prácticamente imposible comprarlas de contado. En promedio un camión de la Clase 8 se vende a un precio de 86 mil dólares, y lo normal es financiarlo en 36 meses, lo cual a la tasa actual resulta oneroso, y a ello aun habrá que sumar el impuesto al débito bancario que entrará en vigencia a mediados de mes.

          La fluctuación de la moneda respecto al dólar también está afectando el desempeño del sector, pues el transportista tiene un doble efecto negativo, ya que el costo de las unidades, repuestos y servicio se calcula en dólares, en tanto que el flete debe cobrarlo en bolívares y la tasa de financiamiento es alta, a lo cual hay que agregar que el estancamiento de la economía está provocando un menor movimiento en los inventarios, lo que consecuente provoca una reducción en la movilización de las cargas.

Carlos Villegas          En relación a la puesta en marcha del programa del "camión utilitario", expresaron que aun cuando Mack no puede participar porque no tiene un producto acorde a las exigencias del gobierno, esas unidades vienen a cubrir una necesidad real que hay en el mercado, pues el plan está dirigido a un segmento que podría decirse que es el transporte informal, "son transportistas independientes que cubren las necesidades de movilización de cargas más livianas como son alimentos, viajes y mudanzas, y toda esa actividad que no cubren las empresas organizadas".

          De acuerdo con los especialistas actualmente en Venezuela el parque automotor de carga tiene un promedio de vida que oscila entre los 16 y los 17 años, sin embargo las empresas tradicionales organizadas cuentan con una flota actualizada y competitiva, y su incidencia en los accidentes viales es mínima.

          Con un total cercano a las 12 mil unidades en circulación, Mack de Venezuela ha emprendido un agresivo plan de atención al cliente, que se evalúa constantemente mediante una auditoría de satisfacción. "Nuestra búsqueda es mantener la confianza del cliente, para ello hemos ampliado nuestra red de servicios. Hace dos años - explica Villegas - teníamos 12 mecánicos, hoy en día tenemos más de 100 especialistas formados en nuestros centros de entrenamiento. Con las cuatro sucursales que hemos establecido estamos en capacidad de cubrir directamente los ejes Caracas - Barcelona y Valencia -Barquisimeto. Estos son establecimientos de gran envergadura en los que estamos en capacidad de vender unidades nuevas, y ofrecer toda la atención que requieren los clientes en materia de repuestos y servicio. Además - agrega - contamos con un concesionario en Cagua, nueve establecimientos de servicio y repuestos, y doce distribuidores de repuestos en siete estados".

          Al hablar de los planes de la empresa Luis Ortega enfatizó que Mack se está adaptando a las nuevas condiciones del mercado, si bien temporalmente ha reducido sus operaciones de ensamblaje, la empresa mantiene su plantilla de 250 empleados y tiene los planes listos para el lanzamiento de dos nuevos camiones. "Estamos esperando el mejor momento para anunciar la llegada de estos productos que pertenecen a la gama de las clases 7 y 8, y son camiones de la última generación correspondientes a los más recientes lanzamientos a nivel internacional", afirmó Ortega. "Siempre hemos sido muy competitivos, y la alianza Mack-Renault con Volvo nos permite disponer de una amplia gama de productos en la que siempre habrá un modelo que cubra las necesidades de los clientes".

El "Medio Cachete"

          En el patio del centro de servicios Mack ubicado en el kilómetro 8 de la Carretera Panamericana, en el estado Miranda, espera por su turno para un servicio de mantenimiento, un viejo Mack.

          "A ese lo llamamos "medio cachete", y es un camión DM800", explica sonriente Carlos Villegas, pues fue el primer camión que vendió en 1979, cuando ya hacía carrera en la empresa junto a Pedro José Lafé, quien para entonces se desempeñaba como director de Mack.

          Aun en el ocaso los colores plata y rojo del Mack brillan. "Esos colores se los mandó a poner Germán Pérez Díaz para utilizarlo como camión viejo en una exposición en la que participamos hace como 5 años. Antes que todos los Mack fueran amarillos los camiones se pintaban de distintos colores, y Germán le puso esos tonos para hacerlo más llamativo", cuenta Villegas.

          Este Mack DM 800 del año 1979 fue adquirido por la empresa Bananera Sur del Lago por una suma que rondaba los 260 mil bolívares, y aun hoy con sus casi 23 años de servicio continua llevando su carga de plátanos y cambures a diferentes puntos de la geografía nacional.

 Mazo , 2002