- en Venezuela -
Mack ensamblará Volvo 

Por:Dexi Argüelles

Entre los nuevos retos asumidos por Mack de Venezuela está el ensamblaje y comercialización de los autobuses Volvo, la cual según Luis Ortega es producto de la alianza Renault Volvo Mack en todo el mundo. 

“En particular en un mercado como el venezolano – explica el presidente de Mack de Venezuela -, dada la trayectoria y prestigio de Mack, su market share y su excelente imagen de marca, y de que somos una subsidiaria del grupo, dentro de la estrategia corporativa se nos da la posibilidad de convertir a la filial venezolana en el vehículo a través del cual muchos productos Volvo llegarán al mercado venezolano, y estamos Luis Ortega comenzando con los autobuses.”

- ¿Quiere decir que ustedes están asumiendo la responsabilidad del mantenimiento de los autobuses Volvo que están en circulación?

“Sí, todo lo que es posventa y atención a esos clientes. Esto también nos abre la posibilidad de utilizar la planta para ensamblar los chasis de Volvo. Apenas las condiciones sean favorables esa será una de nuestras tareas para el mercado local.”

- ¿El CKD vendrá de Brasil?

“Será una mezcla entre brasileño y sueco. También dentro del grupo tenemos una serie de camiones nuevos que nos dan la oportunidad de seleccionar los mas adecuados al mercado nacional, tanto de la nueva gama Renault, que es muy novedosa, como de Volvo. En los camiones estamos concentrado en la clase 8, que es donde está el negocio de Mack, pero lo que sí podemos decir es que ahora tenemos la posibilidad de ampliar la gama Clase 8, pues nuestros vehículos siempre son cabina convencional, que para las condiciones y el gusto venezolano es el ideal, pero hay unos segmentos en los que hay que ofrecer camiones de cabina sobre motor.”

- Ese mercado de los camiones con trompa, ¿ha disminuido frente a los “chingos”?

“No, - afirma Villegas - ese mercado disminuyó hacia los años 80, pero desde finales de los 90 el crecimiento de cabina convencional es constante.”

- ¿Es decir que los “chingos” no han gustado mucho?

“Hay elementos en esto de contabilizar la participación que no podemos dejar de lado. Los camiones con cabina sobre motor y los cabina convencional tienen dos mercados diferentes. En el sector privado, es decir entre las empresas transportistas, los preferidos con más de 90% son los camiones de cabina convencional, mientras que usualmente los adquiridos por entes gubernamentales, como los concejos municipales, utilizados para la recolección de basura y otros servicios son en más de un 60% camiones con cabina sobre motor. Son segmentos con hábitos de compra muy diferentes.

- ¿El sector gubernamental prefiere los “chingos”?

“Sí, pero no es que los compren por chingos sino por precios. Aunque ello no influyen solamente los precios sino también la comodidad en las maniobras dentro de las ciudades, pues en la recolección de basura tienen la ventaja de la maniobrabilidad. Son unidades de uso urbano.”

Los nuevos modelos 

- Al acudir a la gama de la que dispone el grupo ustedes sacarían ventaja de la disponibilidad de modelos ...

“Claro, tendremos modelos para atacar todos los segmentos con productos soportados por nosotros, entre los cuales disponemos de una gama muy amplia, pues tenemos camiones tanto Volvo como Renault, y podemos escoger los que más se adapten a Venezuela.”

- ¿Cuáles son los nuevos modelos ?

Carlos Villega “Vamos a ampliar la gama - interviene Villegas – y a presentar la evolución de Mack, que ahora tiene productos muy novedosos con muchos avances tecnológicos, muy evolucionados pero apegados al gusto venezolano. Para comienzos de este año habíamos previsto la presentación de los nuevos productos Mack, que son el Granite que es la evolución del famoso RD y la nueva versión del carretera del Mack CH, cuya evolución es el Vision, que eran nuestros lanzamientos para el pasado trimestres, pero vamos a esperar nuevos días. Los nuevos modelos cuentan con una tecnología de avanzada y más comodidades y seguridad para el conductor, los motores son más avanzados con mayor rendimiento del combustible, mayor fortaleza gracias al uso de nuevos materiales y aleaciones y nuevo diseño.”

- Obviamente, el lanzamiento no fue posible en el primer trimestre, ¿hasta cuando van a posponerlo?

“No tenemos fecha, pero estamos esperando el momento adecuado. Ya hemos vendido dos unidades que las trajimos directamente para los clientes. Los camiones no son objetos que se venden por la emoción, sino que son compras netamente racionales. No queremos adelantar presentaciones sin disponibilidad del producto. Nuestra planta está lista y apenas estén dadas las condiciones arrancamos y en un mes estamos entregando camiones, porque al comienzo traeremos un lote importado, pero después serán de ensamblaje nacional. De hecho son nuevos modelos que ya estamos ofreciendo a nuestros clientes”, afirma Villegas

Con las instalaciones industriales de Volvo en Brasil, Mack de Venezuela dispone de una oferta que abarca todos sus productos como son autobuses, camiones, retroexcavadoras, maquinaria, motores estacionarios Penta. “Podemos importar todos esos productos – detalla Luis Ortega - pero vamos paso a paso, primero vamos a arrancar con los autobuses. 60% de los autobuses interurbanos que circulan en Venezuela están montados sobre chasis Volvo, lo que representa unos 800 autobuses interurbanos Volvo rodando, que disponen para sus servicios de nuestras cuatro sucursales y los talleres autorizados, lo que les da un soporte en Venezuela que no puede ser igualado por la competencia. Con un punto muy moderno en el concesionario Volvo-Mack de servicio y repuestos en San Cristóbal, donde se concentra un gran volumen de unidades.” 

Entre las estrategias de expansión, la empresa contempla proyectos para hacer chasis de autobuses Volvo, pero en estos momentos los planes de inversión están parados, incluyendo una inversión en el departamento de pintura. Será el desempeño de la economía nacional la que determinará cuando comenzarán a ensamblar la gama completa 2003, es decir Visión, Granite y la versión Clase 7.

- ¿Qué papel juega CADIVI en esto de reactivar la planta? 

“Si a mí me dan dólares, no sé si los quiero – enfatiza Ortega -. Yo soy pequeño pero tengo cuarenta proveedores que deben tener los dólares para traer sus insumos para producir las piezas que a mí me hagan falta. Yo no puedo hacer un camión que cuesta 75 mil dólares y dejarlo parado porque falta una pieza, y que el fabricante le falló la logística por falta de dólares.”

- La planta tiene casi dos años paralizada, ¿continuará así? 

“Esto es lamentable, pero tenemos muchos proyectos y tenemos dos años esperando por tiempos mejores. Ahora estamos comenzando con el negocio de los autobuses y seguimos adelante, aunque han sido dos años lastimosos. No tenemos ni idea de cómo se va a comportar el mercado de autobuses, pero igual seguimos activos. El mercado de camiones se comporta muy parecido a la economía pero con un desfase, el mercado se para antes y arranca antes. Si se quiere saber como está la economía basta con observar las estadísticas de ventas de camiones, si en dos meses se venden 30 camiones y hay una espera de 10 camiones, se puede decir que la economía está arrancando.” 

- Qué pasa si ahora llega un empresario colombiano y les dice: “yo voy a aprovechar las ventajas arancelarias y quiero que me vendan 20 camiones”, ¿para cuándo se los ofrecerían?.

“Se los puedo ofrecer en tres o cuatro meses y ese es el mismo tiempo que tomaría si él va a Estados Unidos y Mack no tiene ese inventario listo, pues la orden de producción es de cuatro meses. Nosotros podemos competir con Mack porque en tiempo son más rápidos y en costo más baratos. Por eso la planta tiene 45 años en Venezuela. Pero tengo que aclarar que el cliente tendrá que pagar en dólares, porque en estos momentos no disponemos de dólares.”

Pero no es solo la disposición de dólares para la adquisición de material CKD lo que está trabando el arranque del ensamblaje, sino que las empresas tienen deudas con sus proveedores, y aunque el gobierno ha dicho que serán reconocidas, lo cierto es que hasta ahora nadie ha podido pagar. “Tenemos deudas con Mack, y hay que honrar esos compromisos, y si ni siquiera entregan los dólares para reponer inventarios, no sabemos cuando se van a negociar las deudas pendientes. Si el presupuesto que tiene CADIVI es de 600 millones de dólares mensuales, no están dejando espacios para honrar las deudas. Ese es un problema grave, porque hay que hablar con los proveedores para hacer nuevos pedidos, pero lo primero que nos van a decir es OK, pero cuando me vas a pagar lo que me debes.”


13 Marzo, 2003

Para enviar este artículo a un amigo:
 
E-Mail del amigo
Su nombre
Su E-mail