Mack 60 años de presencia en Venezuela

  • 1.400 Mack venderán este año

  • El nuevo portafolios incluye los productos Volvo

  • En 1912 arribó el primer camión a Venezuela

  • 10 mil camiones de la marca americana ruedan en el país

Dexi Argüelles

Con la presentación de toda la gama de productos que ofrece al transportista de carga y ahora también de personas, así como el anuncio del aumento de la producción en la planta de Las Tejerías, Mack de Venezuela celebró los 60 años de presencia de la marca en el país.

En los últimos cuatro años la inestabilidad política y económica ha provocado los más íntimos y públicos avatares a la industria automotriz venezolana. Rumores, hechos y noticias han marcado un ritmo que nada tienen que ver con el acelerador de los vehículos, pero si con el freno ante las situaciones riesgosas y la activación del control de estabilidad para mantener operando las líneas de ensamblaje. Esta ha sido en parte la historia de los últimos años de Mack en Venezuela, pero de una parada de descanso en 2003 arrancó en un acelerón que le llevó a recuperar su espacio en el mercado venezolano en 2004, y resonar con la fuerza que mueve sus camiones.

Así de un cierre temporal de la planta y de comercializar apenas 44 unidades en el año 2003, cuando en total en el segmento se vendieron 160 pesados, subió a 356 en 2004 y en lo que va de 2005 han vendido 558 vehículos, cifras que citó Luis Ortega, Presidente de Mack de Venezuela, en ocasión de la celebración organizada con motivo de cumplirse 60 años de la presencia de la marca del Buldog en Venezuela.

Historia no fabulada

Cierto es que como tantos otros hitos de la pequeña historia en Venezuela, el pasado de Mack en el país permanece envuelto en ese halo de lo incierto y muchos “historiadores” confunden marcas y fechas en sus escritos y charlas, contribuyendo así a establecer como ciertos hechos que no pueden ser confirmados o que realmente corresponden a otras marcas.

El devenir de Mack en Venezuela puede remontarse a mucho tiempo atrás, pero formalmente comenzó con la representación que a mediados de los año 40 asumiera el Grupo Auto-Agro, una empresa venezolana que no solo incursionó en la comercialización de camiones Mack, sino que con el impulso que se da a la industria nacional, cuando apenas despuntaba la década de los 60 y la democracia se afianzaba en el país, asume la tarea de producir camiones localmente, para lo cual construye la planta en la Zona Industrial de Las Tejería, estado Aragua, en 1962.

El desarrollo que va alcanzando el mercado nacional estimula la llegada de nuevas marcas y es así como, más tarde, paralelamente el mismo grupo industrial que maneja las operaciones de Mack establece una línea para el ensamblaje de los rústicos Land Rover y más tarde la Range Rover. Luego vendría la instalación de una planta muy cercana para ensamblar vehículos de pasajeros, donde se produjo la Isuzu Caribe 442 y posteriormente los vehículos Honda.

Concluida la construcción de las instalaciones industriales, a partir de 1963 comienza la producción de camiones y chasis para autobuses.

A ciencia cierta, la historia de los camiones comienza a marcar su ruta venezolana a partir del 25 de febrero de 1912, cuando un camión, cuya marca se desconoce, emprendió la subida de La Guaira a Caracas, para ser entregado a su nuevo propietario, el General Raimundo Fonseca. Para cubrir el trecho se necesitaron 9 horas y media, con un consumo de 15 galones de bencina, que para la época se vendía en cuatro bolívares el galón. Los 59 caballos de potencia resultaron pocos para empujar un peso muerto de cuatro toneladas y media, y al final el viaje duró casi el doble de lo que tardaba en recorrer el mismo trecho una persona a pie.

Luego, al año siguiente, en 1913, llegó al país un camión Manesmann Mulag, que desde entonces y hasta hoy permanece en manos de sus primeros dueños, la familia Volmer, y en la misma finca “El Palmar”. Por un tiempo abandonado y deteriorado, el Manesmann fue luego restaurado, y hasta sus cauchos Goodyear originales se pueden apreciar en excelente estado hasta hoy.

En el censo vehícular de 1920, es notable ya la presencia de vehículos de carga motorizados en Venezuela, las cifras indican que en total en el país existía 871 vehículos a motor de cuatro ruedas y un total de 951 vehículos mecanizados, contando las motocicletas, y en ese gran total se incluyeron 120 camiones de carga a motor.

En Venezuela, en las primeras dos décadas del siglo XX, el automóvil y los camiones no alcanzaron el auge registrados en otros mercados, lo cual se debía a que la nación era gobernada por una férrea dictadura, escaseaban las carreteras, no había desarrollo industrial y el poder adquisitivo, con algunas excepciones, estaba reducido al entorno presidencial y militar. Con la explotación de la industria del petróleo el panorama comenzó a cambiar, pero llegaron los tiempos de la II Guerra Mundial, dificultándose el flujo comercial y frenándose la producción de vehículos en sus países origen, pues las fábricas estaban dedicadas a apoyar las operaciones militares.

Retomando la historia reciente, en 1975 Mack estableció en Ciudad Bolívar los cimientos de una planta con miras a dar inicio al ensamblaje de motores tanto para los camiones Mack como para la Isuzu Caribe 442, y los motores Isuzu para los camiones de esta marca ensamblados por General Motors , atendiendo así a los lineamientos de una Política Automotriz que apuntaba a un mayor desarrollo de la industria local.

En 1982, Mack abandona la operación de producción de Range Rover y cambia para la Caribe 442. Entre 1991 y 1992, el proyecto de la planta de motores es transferido de Ciudad Bolívar a Cumaná, pero los virajes en la Política Automotriz dan al traste con los proyectos.

En el año 2000 se produjo la fusión de tres grandes fabricantes mundiales de camiones dando origen a la unión de Renault-Mack Vehículos Industriales con Volvo Trucks, convirtiéndose en el segundo grupo fabricante de camiones más grande del mundo.

En el año 2003, Mack de Venezuela asumió la representación de Volvo en el país, pero fue a partir de 2004 cuando comenzó a comercializar los productos de la marca sueca.

Han transcurrido 60 años, desde que formalmente se iniciara la operación de Mack en Venezuela, y hoy, convertida en una subsidiaria de Mack Trucks desde hace cinco años, cuenta con una planta, ubicada en la zona industrial de Las Tejerías, en el Estado Aragua, con capacidad para producir 10 camiones diarios, o una producción anual superior a las 2 mil 300 unidades. Actualmente el parque vehicular de Mack es de más de 10 mil unidades rodando por las carreteras y autopistas de Venezuela.


Durante la celebración, Frank Meehan, Vicepresidente Señor de Operaciones Internacionales de Mack Trucks, resaltó la labor desarrollada por la filial venezolana tanto en pro de los clientes como de la corporación, pero hizo hincapié en reconocer la labor de los trabajadores de la empresa sobre todo en el difícil período transcurrido en los últimos tres años. Frank enfatizó que “Venezuela sigue siendo unos de los mercados más importantes para Mack”.

Por su parte, Luis Ortega, Presidente de Mack de Venezuela, agradeció la presencia de los numerosos transportistas y proveedores que se dieron cita en esta celebración, dejando entrever que se está iniciando un nuevo ciclo en la empresa, y anunciando el aumento de la producción de 5 a 7 camiones diarios. Las cifras estimadas indican que este año la empresa colocará 1400 unidades Mack en el mercado nacional.

Durante la noche se escucharon los testimoniales de una serie de clientes de Mack, tales como Tomás Soler de Expresos los Llanos, Federico Del Castillo de AEROCAV, Alain Bomvecchio del Grupo Hersan, Roberto Di Lancio de Iancarina,Miguel De León de Expresos Flamingo, Manuel Correia de Aero Expresos Ejecutivos, Elías Amaro de Transporte Dogui, Manuel Castro de Transporte El Samán, Eudo Montes de Transporte Sánchez, entre otros.


Concluidos los testimonios, Ortega invitó a los asistentes a presenciar el show de presentación de los modelos Mack y Volvo que se comercializan en el país: Mack Granite, Mack Vino, Volvo FH12, Volvo VM y Volvo B21R. “Estamos haciendo el lanzamiento de la nueva Mack, pues ahora Mack es una empresa multimarca, que comercializa la línea completa de productos Volvo, y los más recientes lanzamientos de Mack como son el Granite y el Vision, que son la última generación de Mack a nivel mundial, y que ya se producen en la planta de Las Tejerías”.

 Agosto, 2005

Para enviar este artículo a un amigo:
 
E-Mail del amigo
Su nombre
Su E-mail